domingo, 14 de octubre de 2007

Concierto: Franco de Vita en Madrid

Fue por allá en 1987 cuando me aficione a las canciones de Franco de Vita, la causa de ello lo tiene mi primera novia, Alicia Margarita (oops ahora me acordé que no le gusta que la llamen por los dos nombres ;-) ), que por aquella época hicimos de Solo Importas Tú nuestra canción, aún recuerdo el grafitti color naranja a la salida del Colegio Humboldt que dibuje con esa frase hace 20 años atrás, luego me regalo por mi graduación de bachiller el disco, en vinilo todavía no habían CD's (¡otra cédula que rodó!), de Descubreme y también se encargo de que fuéramos a muchos conciertos tanto en el Poliedro como en el Teresa Carreño, me atrevería a decir que fuimos por lo menos a un concierto de cada presentación que hizo entre 1988-1994.

El último concierto que fui en Venezuela fue en el Teresa Carreño por el año 1996, pero esta vez no con Alicia, que si bien estuvimos 6 años juntos ya para aquella época yo estaba empezando, afortunadamente, a salir por segunda vez con Susana, y demás esta decir que para ese momento ya estaba locamente enamorado de ella (3 años después ya estábamos pasando por la vicaria) ... así que ese fue el primer concierto que asistía con ella :-) (como pueden deducir yo fui hombre de pocas novias). De manera que en cierta forma este canta autor venezolano ha estado presente en momentos muy importante de mi vida.

Ya sabía yo que Franco de Vita tiene su residencia aquí en Madrid, siempre me pregunté ¿porqué no hará un concierto aquí en Madrid? (al menos en los últimos ocho años), y la respuesta que me daba solía ser, será que no somos tantos venezolanos como para dar un concierto, pero resulta que ahora el 11 Octubre por fin ha dado un concierto (debe ser que somos más venezolanos y claro ecuatorianos, peruanos, bolivianos, etc. porque sin duda él es más que conocido en toda Latinoamérica) y como era de esperar Susana me ha regalado las entradas y ahí hemos estado recordando 11 años después aquella primera vez de 1996.

Franco de Vita es en cierta manera en español, lo que para mi son los Beatles en inglés, obviamente guardando las diferencias, lo que quiero decir, es que para cada sentimiento siempre consigues una canción, y sus canciones no solo se limitan a ser temas románticos o "silly love songs", como le dijeron alguna vez a Paul McCartney, si no tocan temas tan importantes como el medio ambiente, la violencia de genero, los niños de la calle, la inmigración, etc.

El concierto asistimos aparte de Susana, yo y los más de 2000 espectadores, la mayoría de ellos venezolanos, también estaban mi pana Carlitos y mi primo Enrique "Primor" Rafael, que esta visitándonos desde Venezuela, llego justo el día antes del concierto; lo de "Primor", es un sobrenombre recién puesto

porque sin tener entrada, ya que estaban totalmente agotadas desde hace varios días, logro entrar en el concierto y verlo completo, más arrocero imposible.

Realmente la experiencia fue fantástica, en un concierto si se quiere intimo, sin el montaje

espectacular que solía ver en el Teresa Carreño o el Poliedro, pero con un sonido excelente; Franco de Vita como parte de su gira Mil y una historias, interpretó sus mejores canciones

incluyendo las del último su disco Stop, además de los clásicos de siempre como Solo Importas

tu, No hay cielo, Buen Perdedor, Louis, Soledad, Somos Tres, Sera, etc. que la lista puede ser muy larga . También compartió el escenario con artistas invitados entre ellos Carlos Baute con quien interpreto 3 canciones, Kany Garcia con su espectacular voz, además de una banda de excelente músicos, que pusieron la guinda al concierto.

Si hubiese que señalar algo negativo de la noche es la cantidad de personas que se levantaron durante el concierto y se quedaron paradas al frente del escenario, no digo yo que un momento dado de una canción muy movida te levantes y aproveches de sacar fotos (nosotros de hecho lo hicimos), el problema es que la gente se quedaba casi todo el concierto parados ahí, incomodando la visibilidad de las personas de las primeras filas, sin hacer caso a las indicaciones del personal del Palacio de Congresos que les pedían que volvieran a sus asientos, pero del resto el show fue realmente espectacular.

Lo mejor de todo, a parte de la compañía, fue el sentirse durante por casi tres horas, que el tiempo no había pasado, y junto a ese acento familiar que se escuchaba alrededor te hacía sentir que estabas en aquella Venezuela que tanto echamos de menos. Así que no me queda más que agradecer a Susana por regalarme esa noche tan especial...

Nos vemos en el espejo...

Última foto de www.nochelatina.es Resto de las fotos y vídeo tomadas por Enrique Rafael y Pancho