viernes, 21 de septiembre de 2007

Telar de Palabras

En estos días he recibido un mail del mayor de mis primos por el lado de mi Papá, que ha comenzado un blog Telar de Palabras y realmente ha sido muy ameno y grato de leer.

Francisco José, o Kiko como yo lo solía llamar cuando era pequeño, me lleva 12 años de diferencia, es el hijo mayor de mi Madrina Olga Romelia y mi Padrino Luis. Mi cabeza esta llena de recuerdos con él y sus hermanos Mariolga y Kike. Entre otras cosas recuerdo que de pequeño me encantaba entrar en su cuarto y quedarme viendo los aviones de aeromodelismo que colgaban del techo y el afiche con la imagen desde la cabina de un avión que tenía puesta en la pared o flipaba con lo grande que era la mesa de dibujo que tenía cuando estudiaba arquitectura, demás esta decir que me encantaba pintar encaramado en la silla de su mesa.

Desde pequeño siempre he pasado mucho tiempo en casa de mi Madrina, cualquiera de nosotros, que de pequeño no le gustará comer inevitablemente terminaba en casa de mi Madrina para "el engorde" , no en vano la llamábamos "la cucharilla eléctrica", pues unos días en su casa en los Palos Grandes y volvías gordito a tu casa (todavía me cuesta quitarme algunos de esos kilitos que gane cuando tenía 4 años, je je je).

También es cierto que de esas estancias en Los Palos Grandes me viene la aversión por la avena. Una vez mi Madrina me sirvió eso para comer, y como no me gustaba mucho la vomité, así que mi Madrina me limpio y me sirvió otro plato de avena y comenzó a darmeló, que por supuesto volví a vomitar, nuevamente me limpio y me sirvió otro plato, que también vomité así que me volvió a limpiar por tercera vez y por tercera vez me sirvió avena... pero esta vez con la coletilla de "estas viendo esa olla, bueno es toda para ti", esta claro que me comí mi plato de avena :-)

Tengo que admitir que muchos años después Susana preparó una avena que aunque con reticencias al principio, terminé comiéndome con mucho gusto, y seguramente ahora me comería encantado un buen plato de avena de mi Madrina Olga.

En fin este post, que para variar terminó divagando entre recuerdos, es para invitarlos a pasar por el blog de mi primo que estoy seguro que se aficionaran a sus posts.

Nos vemos en el espejo...

6 comentarios:

  1. Gracias Fran por esas palabras en tu Blog. Realmente me agrada y llena de orgullo el hecho de compartir contigo, Leo y Enrique R., una formación llena de valores y principios que rigen nuestras acciones. Con el tiempo las distancias se acortan, se vuelven nada, por eso yo parezco 12 años menos que tú… jejejeje…con el sello de fábrica, el mechón blanco como la Tongolele (Upssss!… rodó la cédula)

    Por cierto respecto a la avena. Es obvio que la de Susana era mejor y te la tenías que comer con cara de satisfacción porque en este caso no era que te repetirían el plato de avena, sino que no te la darían…

    Mi chamo, Francisco Javier “ADORA LA AVENA” Y Olga Romelia fascinada y llena de orgullo. Te imaginarás lo papeadito del chamo.

    Bueno…, que tiempos aquellos. Por cierto ¿Has contado de tu grima por la arena de la playa? Y… ¿Del famoso COCOI?, debe haber alguna foto con el azul, mocogrisáceo pañalito… jejeje.

    Mil gracias por tu recomendación de mi blog. Espero que cada día valla tomando más forma, y no defraudar a tus amigos lectores.

    Ya esto es una carta de amor y dolor.. jejeje
    Gracias de nuevo, cuídate.

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches Pancho,

    -Entre tu post tan nota y el comentario de tu primo que lo extendió por si te faltaba alguito,bién chevere!ya puedo imaginarme que cuando tienes líndos recuerdos de tu infancia,las teclas se van solitas,es dificil dejar de parar de escribír,cuando todo sale desde no solo tu mente sino de tu corazón.Es increíble que eso se nota a leguas.

    -Hasta ahora he tratado de no hacerlo en el mió ya que si con los comentarios soy así,te imaginas con mis vivencias?! ja,ja,ja..

    -PD:Oye sabes?yo tengo una nena de 4 añitos ahora,y desde 6 meses toma avena,hago una olla como tu madrina todas las noches y mi esposo,mi hija y yo desayunamos con ella bién tempranito.

    Un beso.cuídate,voy a visitar un ratico a tu primo,gracias por el info.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito que le promociones... A mi me pasó con el jugo de remolacha, me hicieron lo mismitico. Y no la como tan fácilmente. besos.

    ResponderEliminar
  4. Eso si que es tener costancia, o pertenecia a las juventude hitlerianas ja ja. menos mal y no era con mondongo je je. Mira tu olla mondonguera que te tengo na guara.
    Me imagino que Susana se abra dado cuenta de tu cara cuando te puso la avena en la mesa ufff, dejame probarla a ver y luego te das cuenta es que cuando somos muchachos somos medios necios para la comida. Yo no paso la tajada por algo similar pero la negra no pierde la oportunidad de quitarmelas rapidamente para comerslas golosamente. Abrazos para ti.

    ResponderEliminar
  5. Di que era un refresco de avena envenenado con vainilla y canela, y que el sabor de la avena se diluía bastante... que conste que se lo tomó porque le gustó, porque le di a probar el que me hacía yo!!!! ;-)

    ResponderEliminar
  6. Buena aportacion al mencionar el blog

    ResponderEliminar