miércoles, 12 de septiembre de 2007

Bromas y maldades...

Tengo que ser sincero, me encanta echar broma y hacer maldades, pero no de las malas malas más bien del tipo inocente. Supongo que eso es parte del caracter heredado de mi abuela Isabel Teresa o Ame, como la solíamos llamar, ella no dejaba pasar un día de los inocentes sin hacerte caer en alguna de sus bromas.

En mi caso la mejor de todas se la gaste a mi Papá, y en las reuniones familiares nunca falta el tener que echar ese cuento. Aquí lo dejó:

Estaba yo en 5to año de bachillerato, cuando un día salí más temprano de lo usual de clases, con lo que fuí el primero en llegar a casa, sin pensarlo todavía, cerre la reja con doble llave al igual que la puerta y me fuí a mi cuarto. Como a los 15 minutos oigo que están abriendo la puerta y a sabiendas que era mi Papá, justo en ese momento se me ocurre la maldad, me voy corriendo a la cocina abro el grifo del agua y me escondo en el cuartito de la limpieza justo al lado del fregadero, donde estaba el bajante de la basura, dejando entreabierta la puerta lo suficiente para poder ver.

En eso entra mi Papá a la cocina y al ver el grifo abierto exclama en voz alta:

- "Carajo Judith dejó el agua abierta...",

con lo que procede a cerrar el grifo y comienza a sacar la comida del almuerzo para calentar. Luego se va a su cuarto a cambiarse el traje o el "flux", como diría mi prima María José :-) . Y que se me ocurre a mí, pues sacar la mano y volver abrir el grifo del agua :-)

Al entrar de nuevo en la cocina, mi Padre pega un brinco de la impresión, y empieza a llamarnos ..."Fraaan...Leoooo", por supuesto yo callado como una meretriz y aguantando la risa. Vuelve a cerrar el grifo y se queda como 5 minutos viendo el grifo esperando a que se vuelva abrir, luego se dirige a nuestros cuartos a ver si estabamos escondidos. ¿Y que hice yo?, eso mismo, volví abrir el grifo del agua. Y cuando vuelve a entrar a la cocina, ahí si que se pego un susto de verdad y comienza a recitar en voz alta:

"Hermano ni me espante, ni me asuste, digame cual es su pena para ayudarle..".

Por supuesto a estas alturas ya yo me destortillaba de la risa, así que en lo que mi Papá se dió la vuelta salí del cuarto de limpieza y le dije:

-"Bendición Papá", con lo que mi Papá pego un brinco aún más alto seguido por un:

- "¡Muchacho del Carajooo!" y un coscorrón... je je je

Nos vemos en el espejo...

7 comentarios:

  1. Jaaaaaaaaaa tu eras tremendo!!!!!
    Gracias por hacerme caracajear en este reposo fastidioso jejejejeje
    Beshosssss a ti y a Susa :)

    ResponderEliminar
  2. Luego uno se pregunta por qué el pobre suegrito sufre del corazón :-s

    Lo que sí he de decir, es que he estado en innumerables reuniones en las que este cuento ha sido echado, y siempre terminamos llorando de la risa, hasta el bueno del Sr. Enrique :)

    ResponderEliminar
  3. Je je, deduzco que pediste la bendición tratando de conseguir alguna indulgencia je je. Muy bueno el cuento, me hizo reir un buen rato. Abrazos desde Cocorote.

    ResponderEliminar
  4. ja,ja,ja ya me imaginé siempre que ese colorcito azul,no es de un niño muy bendito que digamos.Si es por el color debería deducír que tu vida no está tan aburrida para ser Angelito blanco,ni muy maloso para ser Angelito negro..je,je con una broma así sana se me asemeja más al azul y toda su gama dependiendo de la tremendura je,je
    Felíz fín de semana.

    ResponderEliminar
  5. Ja...ja...ja...je...ja...je..., Como me he reido con este cuento Ja...ja...ja... imagino a Tio Enrique ensalmando el fregadero, haciendo se�ales de la cruz al viento. Fran de estos recuerdos tenemos pre�ada la vida. Pronto leer�s en mi blog algo por el estilo de mi mi tio pepe.
    Se lo acabo de leer a Romelia, mi pap� maina y paino ya que est�n de visita en la casa y no tienes ni la ma�s remota idea de lo que nos hemos reido.
    Ja...ja...ja....
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Que bueno!, una vez más, una buena carcajada...De verdad es que ese cuento nunca me dejará de hacer reir... Ciertamente tu papá cada vez que lo oye siempre se destortilla de la risa también...
    Hace una falta una de esas reunioncitas familiares...
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que me voy a reir como 20 días seguidos, es que me imagino a mi papá diciendo lo mismo en una situación así, de pana. Te imaginas esa serie creo que le llaman en España "Entre Fanstasmas"y que la tipa le diga a la gente: Hermano ni me espante ni me asuste... jajajaja, me muero de la risa. Besos enormes para ti.

    ResponderEliminar