domingo, 27 de mayo de 2007

RCTV: Silencio obligado

Tan solo quedan unas horas para que se lleve acabo uno de los actos más oscuros y nefastos de la historia moderna de Venezuela, por primera vez se silencia un canal de televisión por la voluntad de quien ostenta el poder.

Al leer lo que sucede en Venezuela me lleno de asombro y estupor, pues me trae a colación mis recuerdos de cuando recibía clases en bachillerato de Historia de Venezuela por parte del Prof. Hurtado, cuando estudiábamos aquella Venezuela que pertenecía a un lejano pasado y que era manejada por un caudillo como si fuese su hacienda personal, y sentíamos que nada tenía que ver con el moderno país en el que vivíamos en democracia, si bueno principalmente bipartidista, pero democracia al fin, con jueces medianamente independientes pero que se preocupaban de hacer cumplir la ley y no complacer los deseos de una persona, con una fuerzas armadas apolíticas y garantes de la libertad y la democracia, sin la impunidad y desamparo en el que se vive hoy en día en el país. Y hoy pareciera que el pasado nos atropella y lo que suena lejano es esa Venezuela moderna, y nuevamente cobrara vigencia aquella frase de otro dictador y caudillo venezolano, José Tadeo Monagas: " La Constitución sirve para todo..."

La guinda de todo este nefasto asunto ha sido que el Tribunal Supremo ceda los equipos de RCTV al nuevo canal que ocupara su señal; ¿debería esto extrañarnos?, supongo que no, eso solo demuestra una vez más que en Venezuela hoy en día no existe otra ley que no sean los designios del soberano presidente, por más que se disfrace de legalidad la medida de no renovar la licencia a RCTV. En cualquier democracia que se precie de respetar las libertades, no se silencian los medios de comunicación que son críticos con el gobierno, y si por alguna razón eso sucediese, ahí están los jueces y tribunales para impedir que esto suceda, pero esta claro que ese no es el caso de Venezuela, donde se vulneran los derechos fundamentales de libertad de expresión y de la propiedad privada (artículos 17 y 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos).

Se silencia RCTV por ser crítica y discrepar de la "verdad" que quiere imponer el gobierno; se silencia el derecho a información, el derecho a decidir que ver o no ver, a opinar, el derecho a la búsqueda de la verdad... el hecho es que el lunes sin RCTV el pasado caudillista y de una Venezuela hacienda de un dictador nos sigue pasando por encima y alejando a la Venezuela moderna de nuestros recuerdos...

Como decía Lennon con los Beatles:

"You say you want a revolution

Well, you know

We all want to change the world

You tell me that it's evolution

Well, you know

We all want to change the world

But when you talk about destruction

Don't you know that you can count me out...

...You say you got a real solution

Well, you know

We'd all love to see the plan

You ask me for a contribution

Well, you know

We're doing what we can

But when you want money

for people with minds that hate

All I can tell is brother you have to wait ..."

7 comentarios:

  1. Es triste lo que pasa, muy triste. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Sin RCTV el lunes nos despertamos en dictadura... solo hay ley para los que dicen si a todo lo que diga el Gobierno, realmente triste

    ResponderEliminar
  3. Menos mal que estas fuera del país gente como tu no hace falta, tu seguro que prefieres la dictadura de los medios golpistas como RCTV

    ¡Patria, socialismo o muerte!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo lector, a diferencia del Gobierno, aquí si sale publicado tu comentario, que no por ser contrario a lo que pienso u opino, se le censura o se borra,o le quito "la concesión", todo lo contrario se queda publicado y se responde.

    ResponderEliminar
  5. Hola Pancho,

    En casa parecia que estaban despidiendo la noche vieja pero sin la alegria del cañonazo. Buehh, para andar guindadndo lo mejor es caer. Lo bueno es que las caretas tambien cayeron
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. HUGO CHÀVEZ Y RCTV: ESCÀNDALO Y HUMILLACIÒN EN LA PRENSA DE PARAGUAY

    Luis Agüero Wagner
    (http://luisaguerowagner.zoomblog.com)

    Desearía poder obviar tanto como sea posible en estas líneas los sucesos acaecidos una semana atrás en el Caribe (a miles y miles de kilómetros), donde un urticante jefe de estado se negó a renovar licencia a empresarios de la prensa comprometidos con el golpismo militar contra su gobierno, para concentrarme en la sospechosamente desproporcionada reacción que le siguió en los medios de comunicación paraguayos. Reacción hipócrita que no descansó hasta humillar a su propio sindicato, donde brillaron entre los antichavistas muchos de los que en más de una ocasión visitaron las embajadas de Venezuela y Cuba mendigando la solidaridad caribeña, para después condenar un comunicado favorable a lo actuado por la revolución bolivariana.
    Primero quiero aclarar que asisto con bastante frecuencia al local del Sindicato de Periodistas del Paraguay, sin ejercer profesionalmente el periodismo, por la proximidad que tiene con el lugar donde resido y sobre todo porque con frecuencia soy convocado para participar allí de eventos benéficos, rifas y otras primarias modalidades de recaudar modestas sumas de dinero, para ayudar a periodistas desempleados, enfermos, carentes de seguro médico, asistencia social y muchas otras vitales coberturas que hoy se ofrecen en cualquier país mìnimamente organizado a los trabajadores y ciudadanos en general.
    Con dolor en el alma debo decir que en ninguna de las ocasiones en que acudí a la sede en cuestión, pude reconocer por el lugar haciendo causa común con un miembro de su gremio a Pepa Kostianovsky, a Alcibíades González Delvalle ni a la numerosa y bien ubicada familia Rubìn. Una sola moneda jamás vi caer de sus bolsillos para solidarizarse con algún colega en desgracia en estas frecuentes colectas organizadas por el Sindicato de Periodistas, cuya radio comunitaria fue sospechosamente asaltada en una oportunidad en las mismas narices de un destacamento policial situado en pleno Centro de esta capital sin que nadie se escandalice por ello.
    Esta falta de conciencia gremial resulta por demás agravada por el hecho de que estas personas son cada vez más conocidas por la solvencia económica que adquirieron, tras interminables años de administrar bienes inmuebles de generales de Stroessner, recibir tierras en retribución por animar los cumpleaños del dictador, engrosar sus cuentas bancarias con importantes sumas de dinero público recibido por propaganda oficial adjudicada de manera arbitraria e ilegal, e incluso por embolsar dinero de gobiernos extranjeros para emprender campañas siguiendo directivas de lejanos centros de poder.
    Tampoco me parecen estas personas dotadas de la suficiente autoridad moral para censurar y fustigar a un sindicato al que hace tiempo dejaron de pertenecer para convertirse en simples propagandistas del gobierno que ocasionalmente ejercen un poder paralelo en la sociedad paraguaya. Una de estas personas a las que mencioné más arriba es bastante conocida por su desequilibrio mental-emocional y adicción a psicofármacos, en tanto otra de ellas participó inclusive de un homicidio por torturas perpetrado en dependencias del Ministerio del Interior, en tiempos en que servía como oficial de policía a los cuadros represivos de Edgard L. Ynsfràn.
    En cuanto al señor Humberto Rubìn, me consta de su doble discurso y participación en internas partidarias a favor de quienes le pagan publicidad, así como de sus nefastos antecedentes que hoy oculta y falsea en busca de conservar lo que queda de un fraudulento prestigio. Aunque repita una y mil veces que Stroessner le clausuró la radio, quienes se ocupen algo del tema podrán descubrir que en realidad apagó sus equipos para ahorrar los 341.000 dólares que la Nacional Endowment for Democracy le facilitó para seguir pagando sueldos a sus empleados. En cuanto a su interna estronista con Cáceres Almada y otros personajes, es bueno recordar que el 29 de Septiembre de 1969 Humberto Rubìn galardonó a su tío Adán Godoy Jiménez con el “Micrófono de Oro”. Entre los méritos del premiado figuraban haber sido locutor de “La Voz del Coloradismo” y “Habla el partido colorado”, además de haber demostrado una increíble y cruel frialdad como médico del Policlínico Policial, lugar donde se revivía a los torturados, para que la víctima no muriera antes de declararse comunista. Con tristeza debemos decir que auténticos luchadores por la democracia como Monseñor Ismael Rolòn recibieron tiempo después de manos de Rubìn un premio de categoría inferior, “El Micrófono de Plata”, entregado en el auditorio Jacinto Herrera en 1987.
    También alguien debe recordar que las tan mentadas interferencias a radio Ñandutì, inaugurada por Stroessner y gracias al dinero del pueblo -que alguna vez debe retornar a sus legítimos dueños-, las hacía el recordado “Manito Duarte”, gran amigo de Rubìn y también galardonado en otros tiempos y no precisamente por Juan Carlos Amoroso.
    No pretendo aquí condenar a RCTV, menos aún con el fuste y número de sus abogados, aunque no estaría demás recordar que negó el derecho a la libre expresión a su propio presidente (Chávez) en abril de 2002, cuando éste quiso aclarar al aire que no había renunciado, por lo cual el jefe de estado venezolano debió llamar a Atlanta y hablar por la CNN de Ted Turner, que mostró mayor pluralismo y objetividad en esa ocasión. Tampoco desearía se interprete esta carta como una defensa de lo actuado por Chàvez, que no necesita mi apoyo teniendo la solidaridad del Premio Nòbel de Literatura Harold Pinter, o de los parlamentarios britànicos Jeremy Corbin, Jon Crudas y Colin Burgon. Sencillamente como una llamada de atención ante quienes pretenden fabricar consensos silenciando a los disidentes, y no me refiero precisamente a Hugo Chàvez.


    LUIS AGÜERO WAGNER

    ResponderEliminar