miércoles, 25 de abril de 2007

Se nos casó el Gus

Este fin de semana hemos estado en Burgos, con motivo de la celebración de la boda de nuestro queridísimo amigo Gustavo con la burgalesa Alicia.

Burgos es una ciudad que nos gusta mucho, coronada, como diría Gus, por su imponente Catedral gótica. En ella hemos pasado muchos momentos alegres junto nuestro amigo Gustavo desde que se fue a vivir ahí.

Gustavo es de esos amigos que las circunstancias del destino y los lazos que se establecen hacen que se conviertan en nuestra familia en España, pues antes que mi hermano se viniera a Barcelona y mi suegra a Málaga, toda el equivalente a la familia eran nuestros panas y compañeros del Master, Gustavo y Carlos por lo que más que amigos hoy en día son hermanos para nosotros.

Por eso nos lleno de una inmensa alegría cuando a finales del año pasado Gus nos llamó para decirnos que se casaba con Alicia.

La Boda fue muy emotiva y muy llena de significado, por el sentimiento de los que estábamos ahí y por el encanto ancestral de Burgos y la hermosa iglesia de San Gil donde fue la boda. La boda fue a mediodía y claro la celebración con comida, bebida y baile se alargo hasta la medianoche en el lugar de la celebración, para luego continuar en alguno de los miles de bares y sitios nocturnos que tiene Burgos, hasta las cuatro de la mañana. Como en toda ciudad española durante el fin de semana las calles no duermen y es normal ver gente como si fueran las once de las mañana.

Estuvo muy divertido compartir con amigos y compañeros del Master que no veíamos desde hace mucho tiempo.

Pues ya destruidos el domingo con la respectiva resaca, o "ratón" como diríamos en criollo, aprovechamos de visitar la ciudad, que si bien ya la conocíamos, era la primera visita de María Alejandra, la hermana de nuestro pana Carlos; con lo que caminamos por las calles de Burgos, visitamos el monasterio de las Huelgas y las ruinas del Castillo de Burgos con la respectiva visita al famoso pozo de agua, tal vez lo único que queda realmente del castillo.

Supongo que las visitas a Burgos cesarán un poco ahora, ya que nuestros amigos Gus y Alicia por motivo de trabajo se mudan a Estados Unidos y desde aquí les deseamos el mayor de los éxitos...

Pero los muchos momentos vividos y disfrutados en Burgos siempre estarán entre nuestros mejores recuerdos.

Susana y Mª Alejandra en las Huelgas

Carlos, Susana y yo en el centro de Burgos

Nos vemos en el espejo

4 comentarios:

  1. Las bodas son siempre un motivo grande para reunirse y brindar por los amigos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que bueno, ir al matrimonio de los panas es siempre una gran alegría. Aunque te confieso que al principio pensé: "Que suerte que tiene Gus de casarse con la burguesa Alicia" Claro, luego vi que te referías al gentilicio de los de Burgos.

    Deséale de mi parte a Gus y Alicia que sean siempre tan felices como lo fueron el día de su boda. (Esto lo decía siempre mi mamá).

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Que bueno que se lo pasaran tan bien, mis felicitaciones a tus amigos Gustavo y Alicia

    Un abrazo

    Armando

    ResponderEliminar
  4. Esta buenas esas fotografias pancho, se ve que la pasaron muy bien en el matrimonio. Un abrazo

    ResponderEliminar