miércoles, 18 de abril de 2007

El tiempo no perdona a nadie y buen ejemplo de ello es el perro de la casa (en Caracas), Ringo (en honor al baterista de los Beatles) quien ya tiene el hocico lleno de canas y de correr y jugar ya poco.

Cuando lo vi en el último viaje a Caracas caí en la realidad de que ya cuenta con más de 70 años caninos...atrás quedaron aquellos tiempos cuando era cachorro y se caía al pisarse las orejas al correr...

4 comentarios:

  1. Son parte de la familia y sus canitas avisan que poco a poco nos dejarán....ojalá duraran tanto como un morrocoy :(
    Beshosssssss a Susi y a ti :) (a los gatos un prrrrrrrrrr detrás de la orejita:)

    ResponderEliminar
  2. Si tienes toda la razón Yadi, al final las mascotas se convierten en un miembro más de la familia y ojala estuvieran tanto como un Morrocoy o un Loro. Por cierto el loro real de mi abuela le sobrevivió y creo hasta no hace mucho andaba por ahí silbando el himno nacional y cantando "aiso aiso que la burra me tumbo..." :-)

    Un abrazo para ti y para Diego...

    ResponderEliminar
  3. Ringo tan bello, con su carita de cansado, es bello.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Don't pass me by,
    don't make me cry
    don't make me blue
    Cause you know darling
    I love only you


    Que lindo Ringo con todos sus años caninos encima

    ResponderEliminar