viernes, 27 de abril de 2007

El Preferido

Fue premonitoria aquella tarde calurosa y húmeda en el bulevar de Sabana Grande. El verde salvaje de sus ojos brillaron cual gema preñada de luz. El destino me colocó en el sitio, el día y la hora justa para ser desafortunado testigo de aquella miserable y fútil traición que me arrebataría el amor que por tantos años había cultivado.

El encuentro no fue casual, allí se acordó la cita, entre vidrios, luces y un ambiente de confort se entrecruzaron intensas miradas de fuego como centellas resplandecientes en negra noche. A ella, su actitud la delataba, le afloraba el deseo de tenerte entre sus manos, hablarte, escucharte. Ante tal escena, sentí las gotas de sudor frío que desgarraban la morena piel de mi frente, absorto quedé ante desagradable instante, el dolor, la rabia y el miedo de perderla hizo que me mantuviera de manera pétrea.

A fin de cuentas, resultaste ser el elegido de Sophia, me ganaste esa batalla, sí, sin duda alguna. Fue colosal luchar contra tu elegante y sobrio estilo, tu alarde del dominio de la tecnología, el brillo de lo nuevo, la tentación de lo inexplorado, lleno de energía y de esas maneras tan particularmente musicales de llamar su atención, le brindaste el placer a su ego de desgarrar tu bien presentado velo de virginidad. Cayó en tu red, la sedujiste hasta el punto de convertirla en una incondicional de su propia necesidad. Hiciste de sus gráciles y finos dedos, esclavos para satisfacer el hambre de caricias sobre tu pecho colmado de lunares. Llegaste para destruir nuestra intimidad con tu eterno ir y venir de cotilleos y tertulias inútiles. Siempre tan apegado a ella, te hacías presente en los momentos menos apropiados, fuimos tres; en la cama, en la cena, en el cine, en los aniversarios, me desplazaste de su atención y de su prioridad que en una época me perteneció.

Y a pesar que te desprecio, te detesto y te odio, donde fuimos tres hoy somos cuatro.

Francisco J. Pereira González

Caracas 18 de Abril 2007

4 comentarios:

  1. Jaja!
    Está bueno!

    Me encanta la foto!

    cariños!

    ResponderEliminar
  2. hermanito, ese es un verdadero arroz con mango je je. un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Son las 8 am en holanda, lo he leído y leído y no entiendo, me explicas??? :(

    ResponderEliminar
  4. Hola Waitnig, je je je el escrito es de mi primo, realmente como dice Elier,es un arroz con mango. La primera que vez que lo leí tampoco entendí, la segunda vez lo leí con calmita y me dí cuenta que se refería al móvil o celular ja ja ja

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar