jueves, 22 de febrero de 2007

La Marchantica

En estos días pasados mi buen amigo Carlos "el maracucho", me pasó la melodía para el móvil de la Marchantica Efe:

lo cual me trajo muchos recuerdos, algunos supongo que compartimos muchos de los venezolanos, cuando oíamos esa canción y salíamos corriendo y gritando - "¡Heladero, heladero!", pero también me trajo el recuerdo de una anécdota familiar:

Cuenta mi Tía Jenny (o como la llamamos toda la familia Tía Nena), que cuando era pequeña y vivían en Sabana Grande se encontraba ella sentada jugando en la entrada de la casa en compañía de mi bisabuelo, quen era oriundo del Táchira (y "nada de gocho, que gocho significa cochino", como decía mi abuelo) de esos de antes, y como buen andino del SXIX siempre cargaba su cinturón con su pistola enfundada. Mi Tía nos contaba que ese cinturón era como el de Batman pues tenía bolsillos para las balas y otros escondidos para guardar dinero, etc... ¿qué habrá sido de ese cinturón?...

Bueno, la cosa es que mientras mi bisabuelo estaba sentado en su mecedora y mi Tía jugando a su lado, se oye la Marchantica y como es natural mi Tía salió corriendo, obligando al heladero, quien iba en esas motonetas de antes, a pegar un frenazo, quedándose mi tía petrificada enfrente a la motoneta que se le venía encima y claro está, de manera instintiva mi bisabuelo pego un salto desde donde estaba sentado desenfundado su pistola y diciéndole al pobre heladero con su acento andino (lentamente y alargando las "s"):

- "que me va a matar a la muchacha"

Me imagino que la anécdota para el heladero no será tan amena como para mi familia :-s pero gracias a Dios todo quedó en un susto...

Nos vemos en el espejo...

2 comentarios:

  1. El pobre heladero... Mucha buena parte de mi familia es andina, y a ellos no les importa que le digan gochos, que cosas no? será por la diferencia generacional entre tu bisabuelo y ellos.
    Un fuerte abrazo!
    :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Santo cinturon Pancho!, Mi primer jefe fue una extraordinaria y bella mujer andina. Linda como un clavel, pero aspirante como ella misma. Cómo se le decia que no a un trabajo urgente si apenas levantaba la voz y la cortesia era su arma preferida???

    Saludos

    ResponderEliminar