lunes, 19 de junio de 2006

EBITDA

En estos días alguien del "Negocio" (como se le llama al Dpto. de Ventas en esta empresa, como parte de la herencia Shell), me solicito el EBITDA de la Red de Estaciones de Servicio, y de pasó que les contara "¿de qué va eso?".

Eso supuso que aparte de suministrar el dato solicitado, reflexionara sobre las muchas veces que solemos usar datos sin saber realmente lo que vienen a explicar y cual es su mejor función.

El EBITDA es según sus siglas en inglés Earnings Before Interests Taxes Depreciation and Amortization (Beneficios antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones), y en estos últimos años se ha convertido en un indicador sumamente popular para cuantificar la rentabilidad operativa de una empresa.

La principal ventaja de este indicador es el poder usarlo para comparar distintas empresas o diferentes industrias, dado que elimina las distorsiones en el margen causadas por los efectos de financiación o por ejemplo las amortizaciones que dependerán de los tipos de activos y la legislación fiscal que se aplique.

Esta claro que el EBITDA es útil a la hora de medir la rentabilidad operativa de un negocio, pero con lo que realmente hay que tener cuidado es de confundirlo como medida del flujo de caja operativo, pues son cosas totalmente distintas.

El flujo de caja operativo es una mejor medida de cuanto efectivo genera un negocio, porque añade al beneficio neto aquellos cargos que no implican una salida de caja como la amortización y la depreciación e incluye los cambios en el working capital; si usáramos el EBITDA como medida de la generación de efectivo de una compañía estaríamos suponiendo que todas las deudas se pagan, todo lo que se compra se vende y que todo lo que se vende se cobra; cosas que la realidad nos enseña que no siempre es así.

El otro error más común que se suele cometer es usar el EBITDA como indicador para tomar decisiones de inversión, dado su fácil cálculo, una vez más el EBITDA no mide la capacidad de generar efectivo de una empresa y por tanto no se debe basar la decisiones en este indicador, como decía mi profesor de Finanzas "el efectivo es quien manda".

Finalmente se puede decir que el EBITDA es muy útil como medida para lo que fue diseñado, por ejemplo ver la tendencia de la rentabilidad operativa de una empresa o para comparar empresas o industrias con distintas estructuras de capital, pero nunca como medida del efectivo o como una foto completa del funcionamiento de una empresa.

2 comentarios:

  1. gracias al foro de rava por la difusion de este blog y especialmente a los foristas phantom, anita y falerito
    "seran compensados"
    guguzzi

    ResponderEliminar
  2. perfecto, me quedó clarísimo!

    ResponderEliminar