sábado, 22 de octubre de 2005

Un Pereira en Santiago

Durante el mes pasado nos visitó mi primo Francisco José, quien vino a hacer el Camino de Santiago durante el mes de Septiembre. Recorrió el Camino a través del llamado Camino Francés que viene a ser el de mayor tradición histórica y el más conocido internacionalmente. Este recorrido de aprox. 800Kms. atraviesa todo el norte de España partiendo cerca de la frontera con Francia, en Roncesvalles y como meta final la tumba del Apóstol Santiago en Santiago de Compostela. Sus historias y anecdótas son realmente apasionantes y divertidas. El Camino implica una transformación espirítual al margen de los motivos que lo lleven a hacerlo y la religión o creencias que se tengan. Indudablemente el Camino tiene que estar lleno de sacrificios y pareciera que uno debe tener condiciones de triatleta, como me escribió su hermano Kike, "cuida a ese loco... que se le metió en la cabeza ese paseito de 800 Km a pie, ni Bolívar hizo esta hazaña pues él lo hacía a caballo... ". Sin embargo, por lo que contó Francisco José, el Camino te va preparando desde un principio; el primer día, cuenta él, es matador y piensas que es imposible recorrer 800Kms, pero día a día vas ganando condiciones, experiencia y perseverancia para alcanzar la meta. Él compara el Camino de Santiago con el camino de la vida. Durante el Camino, comenta él, se duerme en albergues, se recibe la hospitalidad de mucha gente comprometida y siempre se están aprendiendo nuevas costumbres y experiencias que enriquecen nuestras vidas, conociendo a otro peregrinos de todas partes del mundo, compartiendo el camino, la comida, el cansancio y las alegrias. Realmente Francisco nos ha transmitido el deseo de hacer el camino y pensamos seguir su consejo de ir a Santiago de Compostela por primera vez solo si es recorriendo esos 800Kms. Aquellos que les llame la atención pueden visitar la página Xacobeo o leer Iacobus de Matilde Asensi, El Peregrino de Compostela (Diario de un Mago) de Paulo Coelho.

2 comentarios:

  1. pana que bien, debe ser toda una experiencia de crecimiento espiritual que valdría el esfuerzo vivir...

    Saludos desde acá!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar