domingo, 24 de julio de 2005

Ellos no lo harían contigo...

En estos días de verano, las perreras y albergues de animales se llenan de perros y gatos que los dueños deciden que no van a poder cuidar. Bien sea porque en diciembre el hijo les pidió una mascota y les pareció que sería muy gracioso, o porque ellos mismos pensaron en tener un animal, llegó un momento en el que vieron que si salían en vacaciones de verano, o les saldría más difícil conseguir dónde ir con un animal, o que dejarlo en un “hotel” para animales saldría caro. O a lo mejor no salen de vacaciones, pero dejó de hacerles gracia el tener que bajarlo a la calle unas dos veces al día así estén cansados, para que el pobre perro descargue sus ansias diarias.

El caso, es que en los albergues muchas veces hay perros de todo tipo de raza y mestizos, con una mirada que lo describe todo: su abandono. Los animales no tienen la culpa de que unas personas que los ven como objetos que no sienten, y que un buen día los dejan tirados bien lejos de sus casas, para que no puedan volver, y así liberarse de esa carga. Aquí entran en juego también otros animales (estos bípedos), que toman a los perros o gatos como receptores de perdigones, o de desahogo para sus miserables vidas (la del bípedo, me niego a llamar ser humano a alguien capaz de eso), y dejan a las mascotas medio muertas, sufriendo, en cualquier lado. Así es que llegan animales con las historias más tristes a los albergues.

Cuando uno lee esas historias (en las páginas por ejemplo de Asociación Nacional Amigos de los Animales o El Refugio) te impresionas con lo cruel que pueden llegar a ser algunas personas; pero en contrapartida te encuentras historias llenas de esperanza y de personas comprometidas dispuestas a invertir los fines de semana en ir a un albergue como voluntario.

Luego, este post es para recomendarles dos cosas: una, que antes de decidir tener un animal, piensen mucho si están absolutamente seguros de que pueden cuidarlo durante mucho tiempo; ellos agradecerán todo tipo de atenciones con un valor indiscutible: la fidelidad. Y por otro lado, partir una lanza a favor de los albergues, que hacen un trabajo estupendo, invitándolos a todos ustedes a que vayan y consideren antes de comprar un perro, el salvarle la vida a un perro o a un gato que te lo sabrán agradecer.

3 comentarios:

  1. Bello Post amigo...nadie sabe cuanto amor hay dentro de estos animalitos...
    Ojalá la gente tenga consiencia este Diciembre....
    Beshossssssssss

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo contigo los CACRI (Callejero Criollo) son los más fieles perros que puedes encontrar.

    Muy buen post, te estaré leyendo

    ResponderEliminar